Una semana especial.

Hola,

hoy comparto mi colaboración para una iniciativa llevada a cabo por La Marea aquí está el enlace.

 

Una semana especial

Dejad que os cuente mi trayecto desde el final, pues en este caso la última parada representa perfectamente una manera de desplazarse que ni Cristina Cifuentes ni su clase conocen. A esa clase preguntadle los costes de viajar en AVE y no os molestéis en preguntarle si le jode ir para nada, porque no tienen idea de lo que es caminar con zapatos viejos y siempre van con el fin garantizado, es su privilegio. La fe en nosotros mismos, el nuestro. Entenderéis de qué os hablo cuando, explicado el final, os narre lo que mi trayecto dejó atrás.

Empiezo, pues, por el final, que se ubica en la semana que recogí mi título oficial de graduado en las oficinas de la universidad. Por aquel entonces se cumplía un año desde que abonaba el último semestre de la carrera, entregaba mi Trabajo de Fin de Grado y pagaba la expedición del título. Al recoger aquel valioso papel, las representantes de la universidad me hacían entrega de un bolígrafo conmemorativo.

mde

Así que aquella tarde, ya en casa, mientras madre, padre e hijo merendábamos celebrando el título, el papel se convirtió en una ventana de tren por la que yo, aprovechando los silencios de la merienda, iba viendo como arboles pasar los 9306.14 euros que me costaron los 240 créditos del grado; las 8 temporadas como friegaplatos de las cuales coticé 841 días; el recuerdo de las jornadas de 12 y 14 horas, que en temporada alta se encadenaban hasta sumar más de 50 jornadas seguidas sin un mísero día de descanso; las 21741 palabras de mi Trabajo de Final de Grado y decenas de libros subrayados al dictado de los baches que se comía el autobús; el recuerdo de ver a mi madre de sesenta años y sus compañeras ser despedidas rastreramente por INJIHESA después de más treinta años dando el callo sin falta; y el recuerdo de ver cómo mi madre intentaba taponar con su vida los vacíos que el alzhéimer producía en la de mi abuela. Viajando en AVE seguro que no se ve este tipo de paisaje.

No he venido por nada. Desde aquella tarde tengo un título oficial de graduado en humanidades, un papel carísimo y un bolígrafo que pesa. Y lo mejor de todo es que por fin  encontré trabajo. Aquella misma semana, pocos días después de la merienda, un año después de haber completado todos los créditos y después de un año y medio sin ningún tipo de ingresos, empezaba en un nuevo trabajo. Efectivamente, la misma semana que recibía mi título empezaba a trabajar como ayudante de camarero en un bingo. Así que el bonito bolígrafo me sirvió para firmar solemnemente los documentos con el nombre y escudo del rey y pude utilizarlo días más tarde para apuntar las bebidas que los jugadores pedían de seis de la tarde a cuatro de la noche.

El plebeyo se parece a ese antiguo cristiano que, sin otra certeza que la fe, se esfuerza en el presente para ganar un futuro mejor. La clase obrera va por si acaso. A la clase dominante se lo regalamos por si acaso.

Toni Contreras.

 

Anuncios

Huelga feminista 8 de marzo (I).

huelga 8M_musul Sergi Alcazar

Foto: Sergi Alcazar @SergiAlcazar

Hoy es 8 de marzo de 2018, Día Internacional de la Mujer y este año, en el actual territorio español, se está celebrando una huelga feminista de cuya convocatoria se ha encargado la Comisión 8 de Marzo. Lo que hoy reivindican las mujeres (me gustaría decir la sociedad) se puede leer en el manifiesto que esta integración de organizaciones feministas ha hecho pública –por ejemplo aquí. Manifiesto que, sabiendo que como hombre debo corregir algunos de mis esquemas ideológicos, apoyo al cien por cien, más cuando, al leerlo, uno no para de pensar en su familia y pensarla como el prototipo de lo que hay que superar: una madre trabajadora fabril; que se ocupa de las tareas del hogar; que junto a sus compañeras fue despidida después de más de treinta puntuales años en la fábrica; que después tuvo que ponerse a limpiar escaleras y aguantó dar cuidados a la abuela enferma de alzhéimer. Nunca uno podrá agradecerle tal sacrificio, porqué uno, mientras se halla inmerso en el mito patriarcal, ve su realidad objetiva velada,  percibiendo así estos abusos en lo normal, en lo natural.

Quizá un día de estos os hable con más profundidad de mi madre y de otras mujeres como ella. Pero hoy, permitidme que os hable de las mujeres musulmanas, pues creo que no se las ha interpelado lo suficiente en un día tan significativo como hoy. En concreto, yo puedo hablar de la mujer marroquí, pues he visto con mis propios ojos de qué manera se sacrifican por su familia. Trabajar mano a mano junto a ellas, de alguna manera, deshizo la niebla que no me permitía ver los sacrificios que las mujeres de mi familia estaban haciendo por sus respectivas unidades familiares, por eso aprovecho también para darles las gracias. Así, en lo que sigue de texto os explicaré mi experiencia con ellas mientras juntas trabajábamos en un restaurante de costa. Quizá, en una segunda parte dedicaré un espacio para hablaros de cómo planteo yo su postura respecto al velo y al Islam, relación que suele etiquetarse de machista y que en mi opinón no se ajusta a la realidad. Espero que este breve texto sirva para que en la próxima huelga feminista, se interpele más o mejor a esta comunidad, y por extensión a las mujeres inmigrantes pues puedo dar fe de que ellas, no la aristocracia obrera (periodistas, doctoras, ejecutivas, etc.) són las más desfavorecidas en este percal.

Imaginad que sois mujeres, con hijos, vuestros maridos no tienen trabajo conocido, pero eso no interpela al hombretón a poner la lavadora, hacer las camas, fregar y realizar una serie de tareas asociadas a la mujer. Las tareas que vuestro marido se atreve a hacer, las hace tan mal que prefieres hacerlas tu misma. Parte de tu sueldo se destina a tu familia fuera del país, no conoces tus derechos estatutarios ni de convenio o, simplemente, la palabra derecho no tiene significado alguno para ti. Tu empleo consiste en presentarte en un bonito restaurante a las 10:00 horas, recibir decenas de quilos de pescado para, acto seguido, limpiarlo. Una vez limpio el pescado hay que hacer la mise en place, picar cebolla, pimiento, ajo, es decir, preparar elaboraciones básicas para el servicio del medio día. Ahora, prepara la comida para el personal, come en veinte minutos. Son las 13:00 horas, llega la primera comanda, pones unos calamares a la romana en la freidora y el aceite que salpica te produce una quemadura en la cara y otra en la mano con la que te has defendido, estas se añadirán a las dos docenas de cicatrices que ya forman parte de tu aspecto. Pasas el servicio de las comidas a más de cuarenta grados, eres musulmana y este año el ramadán cae en verano, en temporada alta, cuando en un solo servicio haces comida para más de un centenar de personas, cuando ni siquiera tienes un día de descanso laboral en sesenta días porqué “no podemos hacer fiesta en verano, sois tontos o qué?”. La clientela empieza a irse, son las 17:30 horas, la cocina cierra a las 16:00 pero “mientras esté la cocina en marcha esta no cierra, me oyes?!”. Te toca fregar, el lavavajillas lleva cuatro años averiado. Tu marido viene con tu hijo de tres años, te vas para casa, debes estar de nuevo en el restaurante a las 20:00 horas, son las 18:00 horas. Llegan las 20:00 horas, no has comido ni bebido nada desde antes de amanecer, te preparas para el servicio de la noche. Empiezan a llegar clientes, a las 21:30 horas entre gritos de comandas y el dolor de cabeza producido por la deshidratación y la calor, me pides amablemente que te haga un café con leche, sabe a cielo. Los clientes se marchan, son las 23:30 horas y hay una pila de platos por fregar, en tu casa también. Sólo quedan dos días de ramadán pero aún queda un mes y medio para poder descansar un día del trabajo. Te quedadas dormida a la 01:30 horas, el despertador pronto sonará.

El Toisón de Oro.

Ayer, 30 de enero de 2018, una ciudadana española de doce años de edad,  recibió de parte de su padre, en acto institucional, un collar de oro valorado en cincuenta mil euros.  El collar, es un símbolo de pertenencia a la Insigne Orden del Tosión de Oro. Esta orden dispone de diferentes ramas, algunas de ellas rivales entre sí. Entre los últimos investidos por la rama española, encontramos a un rey de Tailandia, a otro de Arabia Saudí, a un presidente de la Republica Francesa y, como contaba, a la recién investida, que además es la heredera de la jefatura del estado español.  El antiguo titular del collar fue el bisabuelo de la niña, un hombre llamado Juan de Borbón y Battenberg, hijo de Alfonso XIII, acusado por el estado español de alta traición.  El siguiente texto, más allá de escribir sobre la orden caballeresca en sí, de lo qual, el artículo de la Wikipedia ya se encarga excelentemente, voy a dedicar esta entrada al mito que hay detrás del toisón de oro, que es la figurita en forma de animal que hace de medalla y da nombre a la orden y a la insignia.

Bien, creo que sería bueno empezar por el significado de la palabra “toisón”, pues es característico de la clase dominante usar palabras rimbombantes y eufemismos incomprensibles que pueden llevar a confusión al vulgo, a veces con la intención de velar la autentica realidad de las cosas, a veces sin más animo de seguir con la herencia de una cultura clásica. Un toisón es, para que nos entendamos, el cuero de la oveja o el carnero, curtido de modo que conserva la lana. Es decir, un toisón es una zalea, vellón o vellocino, un objeto que antaño servía de abrigo y como herramienta para buscar oro en el río. Ahora bien, si nos fijamos en la forma del colgante, podemos observar que es una representación del animal entero, con sus cuernecitos en espiral y todo. Por eso, sin temor a equivocarnos, podemos llamar a dicha orden como la del carnero de oro. Lo de insigne, pues ella sabrá, quizá para otro día.

Sabiendo esto, ayer recordé que yo, mientras estudiaba la maravillosa tragedia clásica de Medea, había aprendido algo al respecto de un mito griego sobre un carnero de oro. Así que me puse a buscar por mis archivos. Encontré tres artículos que aludían al mito y de los cuales me he nutrido para escribir este artículo. Estos són: Medea: Hechicera y madre asesina de la Doctora en Filología clásica Mercedes Madrid; Medea: Estudi comparatiu entre la tragedia d’Euripides i la de Sèneca del por entonces aspirante a Doctor Arnau Gifreu; Medea(s) del catedrático Jaume Pòrtulas; y finalmente, El argonauta Jason y Medea. Análisis de un míto y su tradición literaria del catedrático Carlos García Gual. Leyendo tales títulos, uno debería preguntarse quién era Medea y qué relación tiene con el carnero de oro. Os lo explico de de manera muy breve.

Medea es una figura femenina de la mitología griega, que se asocia, a veces, a expediciones marítimas a lugares lejanos, otras veces, a la historia de la ciudad de Corinto.  El carnero o vellocino de oro, enmarcado en el mito y su correspondiente tragedia griega, vendría a significar el objetivo final de una de las subtramas dentro de la trama principal de la leyenda de los míticos argonautas. Esta la coprotagonizadan Jasón y los tripulantes del barco Argo, entre los que encontramos al padre de Aquiles, que para situarnos temporalmente, era bisnieto de Zeus. Vereis, Medea, era hija del rey de Colquia, ciudad situada en la actual Georgia (cerca de lo que se conoce como Iberia ¿casualidad?) y a cambio de la promesa de matrimonio, ayudará con sus hechizos a Jasón, que ha llegado desde la actual Tesalia, a robar el vellocino de oro custodiado por un dragón. Por su parte, Jasón fue a por el Tosión de Oro como condición impuesta por su tío Pelias, rey ilegitimo de Yolcos (Tesalia), para recuperar el trono que Pelias había usurpado a su medio hermano y padre de Jasón, Esón.

Douris_cup_Jason_Vatican_crop

Copa Duris. Fuente: http://es.mitologia.wikia.com/wiki/Jas%C3%B3n

Como se puede advertir simplemente con un ligero anàlisi lógico, encontramos una primera relación entre el mito griego y el collar que apareció ayer en todos los medios. Atendiendo a la historia de Jasón y el vellocino de oro, uno advierte que la posesión del Toisón de oro se convierte en un requisito indispensable para que el título de monarca sea legítimo. Por otro lado, la mera posesión del vellón no habilita para reinar, como ejemplifican los casos del dragón o -dependiendo de la fuente- serpiente y Juan de Borbón y Battenberg, estos simplemente custodiaban la reliquia. Por lo tanto, al jefe legítimo, además de la posesión del objeto, le hacen falta otras cualidades, puesto que  también se puede reinar sin poseer el toisón, como es el caso de los usurpadores Pelias en Tesalia y el General Franco -que siéndole ofrecido el collar, este lo rechazó- en España. Por tanto, se deduce que para reinar legítimamente són requisito indispensable estar en posesión del Toisón de Oro y ser la heredera natural de la corona, como es el caso de Jonás la clave de todo el enredo y, en este caso, la futura reina del estado español.  Con todo, el collar del Toisión de Oro, simboliza la legitimidad del gobernante. El truco está en que dicha legitimidad emana de un poder elitista y cerrado, impuesto a sangre y fuego, y de carácter mitológico. Lo cual, deja a España sumida -al menos!- en el siglo XVIII.

Quizá en otra entrada pueda decir alguna otra cosa sobre este símbolo, pues es muy rico, pero creo que la entrada ya es demasiado larga. Me gustaría acabar, eso sí, con una reflexión. Y es que habiendo escuchado el discurso que ayer pronunció el Felipe VI El Preparado, no parece que en España haya ninguna voluntad de preguntar a la ciudadanía si lo que representa el toisón de oro deba ser heredado o votado. El discurso, me dio la sensación que vestía a los miembros del gobierno como simples invitados de segunda, como si en esa sala los elegidos de forma democrática fueran, por debajo de ellos, meros funcionarios. También se denotó que la investidura de la niña en la orden es un paso dispuesto en la agenda borbónica, que además parece estar prevista de algun modo en la constitución. Más aún, cuando en dicho discurso de investidura se dijo que Juan de Borbón y Battenberg  “lucho de forma incansable para lograr la España en la que hoy vivimos y que es un ejemplo de amor a la patria”, pues bueno… imaginad por parte de quien luchó don Juan, el hijo del “Jasón” declarado alto traidor, a quien Franco perdonó en 1938. Y también, recordad que, en 1939, una vez caída Catalunya, y a golpe de decreto se le devolvería a la familia real las propiedades y ciudadanía expropiados legalmente por la república.

Ay! Paquito el collar que nos colgaste.

Toni Contreras Sánchez.

 

Crónica del 27 de octubre (II).

Crónica del 27 de octubre (II)

bozzetto-west-and-soda-01

Fotograma de West and Soda (1965) de Bruno Bozzeto.

Al acabar la conversación que mantenía a través del teléfono, aquella reportera se incorporó. Empezó a caminar con el micrófono armado hacia dónde yo y mis amigos estábamos. Mientras se acercaba a nosotros, como si hubiera tomado el camino al duelo final de un western, yo temía por lo que pudiera preguntar-nos, pues a eso parecía decidida. Recuerdo que pensé: “quizá le pueda explicar lo ocurrido con esa gente que pedía libertad de expresión”. Porqué si no, ¿qué interés podría tener nuestra opinión para el público general? Al parecer, como se acabó dando, ninguno. Ningún interés, más allá de ser vistos por ella como una pieza del contexto con el que, alguien, al otro lado de la línea telemática –según interpreté- quería vestir el relato de aquel día. De repente, nos habíamos convertido en un valor de uso totalmente gratuito.

Aquel día, dos de nosotros, habíamos llegado a Barcelona a eso de las doce del medio día. Lo hacíamos en tren, apeándonos en la maravilla que es la Estación de Francia, último destino de la línea  que une Barcelona con el sur. Al salir de la estación, en la avenida Marqués de l’Argentera,  empezamos a percibir allí un ambiente diferente al habitual. En un viernes ordinario, esa parte de la ciudad no es de las más concurridas, el tráfico es medio y es una avenida lo bastante ancha, igual que sus aceras. Si uno sigue esta avenida en dirección al norte, se topa a unos doscientos metros con las puertas de hierro forjado del parque de la Ciutadella. Esta puerta, da a un camino entre jardines que va directo al Parlament de Catalunya, donde aquel 27 de octubre había de nacer la República de Catalunya. Ese día, la circulación de vehículos estaba restringida en la avenida y la gente caminaba por la calzada.

Maps Ciutadella

Sumándonos ya al gentío de la avenida, tomamos rumbo al parque. En principio, estábamos allí para celebrar, llegado el momento, habernos liberado de la monarquía Borbónica. No obstante, las imágenes e historias de las cargas policiales ocurridas el día uno de octubre, hacían contemplar una posible defensa, no de urnas, sino de la personas que habían de proclamar la separación institucional de los estados catalán y español. En este caso, la labor del populacho sería la de rodear el parque de la  para situarse entre aquellos con licencia para disparar y la principal institución política catalana, una vez declarada públicamente la independencia de Cataluña. Así que, en realidad, como se encargaron de demostrar unos provocadores, habitaba en el seno de las gentes una tensión latente.

Casi llegados a la esquina con paseo Picasso, nos paramos. Los mossos d’escuadra habían instalado una barrera, gracias a la cual, controlaban el acceso a los alrededores del Parlament. Una decena de fornidos cuerpos, formada por mossos i mosses situados al lado de sus furgones, custodiaban la puerta sur del parque. Delante de ellos, al otro lado de la barrera, los asistentes empezaban a concentrarse. Nosotros habíamos de encontrarnos con nuestra tercera parte al girar la esquina, cerca de donde haríamos contacto con la reportera. Antes, nos paramos un instante junto a la gente reunida en las vallas que formaban la barrera. Hacía sol, pero estábamos en la sombra. Entre tanto, esporádicamente, las personas allí presentes empezaban a aplaudir y a exclamar: “No esteu sols! No esteu sols!, No esteu sols!”. A la segunda vez que eso ocurría conseguí darme cuenta que las allí presentes vitoreaban a personas que, con bastón de mando en mano, lograban acceder al parque. Eran unidades de del grupo de 712 alcaldes i alcaldesas que el 1 de octubre que habían apoyado el referéndum de autodeterminación.

Tuit nº1000 a Arturo Pérez-Reverte

Velázquez_-_de_Breda_o_Las_Lanzas_(Museo_del_Prado,_1634-35)

Manipulación con Paint de “La rendición de Breda” de Diego Velázquez.

Para celebrar mi milésimo tuit quiero compartir un texto que me ha inspirado Arturo Pérez-Reverte, señor al cual respeto y admiro por su condición de reportero de guerra y artista, y que cuando decide vestir la capa de insigne adalid castellano de la defensa de la magna nación española me enerva sobre manera. Este texto conmemorativo que comparto quiere ser una respuesta, sin ningún ánimo de ofender, a su escrito “El caso Rufián”, publicado en marzo del dos mil dieciséis y que el miembro de la Real Academia Española ha recordado hoy y, al parecer, recuerda cada vez que el señor Gabriel Rufián emite algún tipo de sonido.

Para que mi texto conmemorativo tenga más chicha crearé un poco de contexto. Como el señor Rufián, o también, como el diputado Joan Mena, los sonidos del cual, valga decir, parecen no activar ningún tipo resorte en la memoria de Don Arturo, soy un catalán hijo de inmigrantes andaluces de clase trabajadora. Sí, soy un charnego educado en la escuela pública catalana de la inmersión lingüística y, por tanto, como esos dos diputados, he sufrido al desamparo del Gobierno central el adoctrinamiento de “un sistema educativo que, desde hace mucho, tiene por objeto cercenar cualquier vínculo, cualquier memoria, cualquier relación afectiva o cultural con el resto de España. Y como Rufián, creo en la independencia de Cataluña.

Hecho el contexto, entro en materia. Respecto a lo dicho por Don Arturo sobre el estilo parlamentario-pop del señor Rufián, solo añadiré  que quizá Rufián debiera olvidar el referente que significó aquella gloriosa alpargata de David Fernández mostrada a Rodrigo Rato, no porque yo esté en contra de estas soluciones comunicativas, pues supongo que no todos tenemos las capacidades oratorias o auditorias que se prejuzgan a quienes ostentan esas posiciones, sino porque dichas soluciones, como las palabras gruesas, suelen resultar más contundentes por cuanto se usan con escrupulosa moderación. “Me cago en tus muertos más frescos” es más efectivo dicho por un bondadoso párroco que por un pendenciero borracho.

Y así, de la misma manera que estoy cerca de suscribir la crítica literaria al estilo de Rufián, suscribo el tuit que sirvió de génesis de la pasada trifulca entre estos dos titanes, y que dice: “La España que sentó en el parlamento a Gabriel Rufián merece irse al carajo”. El otrora reportero de guerra, ya precisó que se refería a “La España de Aznar, de Zapatero, de Rajoy”, yo estoy de acuerdo, esa España merece, si es que no se ha ido ya, irse al carajo. Lo que no comparto es el supuesto crimen que Pérez-Reverte atribuye a esa España y la hace merecedora de tan arduo viaje, a saber, el desconcierto de la educación pública española.

A aquel exabrupto fálico le siguió una suerte de idea frankesteiniana que parece sacada a partes de la psicología de la conducta, a partes la biología. Hasta la fecha, la hipótesis que contiene dicho engendro propone que: los hijos de los inmigrantes venidos a Cataluña se hacen independentistas para que los catalanes con pedigrí no les llamen charnegos o les acosen. Para mantener erguido este castillo de naipes, el doctor Perez-Revertestein sitúa a su monstruo en un escenario donde impera el perverso (sic) sistema educativo autonómico, implementado por los que él llama oportunistas periféricos.

Qué culpa tiene la España del PPSOE? Según el afamado escritor, permitir que indefensos ciudadanos como Rufián y sus progenitores  tengan que pasar por las penurias derivadas del desamparo al que les condena un estado prostituido y cobarde, que se pone a la venta por apoyos electorales y no se atreve a españolizar a las nacionalidades contempladas en la constitución. Vamos, que el viaje al pijo le toca por no implementar a rajatabla el centralismo absolutista y uniformador de ascendencia francesa. Bravo como un toro. Para arreglarlo, el escritor equilibra su argumento convirtiendo a los rufiancitos (sic) en équidos espoleados porla injusticia, la corrupción y la infamia que ven alrededor”.

Le diría a Don Arturo que, desde mi punto de vista, su texto, visto como un todo, es un bellísimo paradigma bárbaro digno del imperialismo uniformador castellano que subyace a la actual idea de nación española.  Por eso, Rufián tuviera razón en que un charnego independentista es una derrota para algunos. Parece que las historias de guerras expansionistas no encajan en ese Estado de tierras conquistadas cuyos habitantes catalanes, vascos o gallegos por decir los más notorios, se niegan a agachar la cabeza hasta desaparecer. ¿Qué nos tienen que explicar sobre solidaridad a los charnegos independentistas? ¿Qué le debemos a la tierra que, aún amándola, expulsó a nuestras familias de su seno? Piénselo un momento, ¿qué significa hablar de la periferia sin tener en cuenta una área central/capital? ¿Qué significa hablar de viejas patas negras y segundas generaciones sin tener en cuenta el mestizaje y la raza?

No solo eso, además su texto puede interpretarse como un elogio a Don Gabriel y sus padres, puesto que ante ese adoctrinamiento, esa resistencia a lo español y a los supuestos insultos no optó por otras vías de escapatoria posibles mucho más temibles que hacerse militante en un partido democrático. ¿O es que el joven Gabriel no pudiera haber optado por raparse la cabeza y patear a todo aquello que no pareciera español; haberse ido a vivir Granada o Flandes; haberse echado a las drogas; o peor todavía, haberse hecho del PP o de Ciutadans? O no! Convertirse en un reportero de guerra cuyo temor por ser tildado de vete a saber qué por los militares a quienes acompañó en sus campaña, optó por convertirse al superespañolismo.

Ya acabo, pero antes dejad que os cuente algunas anécdotas. En mi pueblo, el rector de la iglesia, por charnego (y por materialista) no quería darme la comunión y no consintió luego hacer la ceremonia en castellano, pues solo había dos chavales con deseos de hacerla en ese idioma, por lo que esa vez se celebró en catalán. Se lo repito, no la escuela, la Iglesia, la misma Iglesia que hacía la catequesis en catalán y ponía pegas a los andaluces para hacer las procesiones que tanto gustan a algunos de ellos. Pero claro, cómo vamos a despotricar contra la Iglesia, válgame Dios, que somos católicos castellanos. Y sí, una vez me llamaron charnego, pero sé que tontos hay en todos los lados, incluso en Girona, pero quien además de insultar pegaba, eran los chavales ataviados con gafas de aviador y banderitas de España cosidas en las mangas sus chaquetas. La escuela, en cambio, siempre tuvo un comportamiento impecable.

Finalmente, si hay algo que el sistema educativo estatal y autonómico ha hecho mal, ha sido promover una idea pervertida del concepto de opinión pública. La teoría de la política dice que los sistemas democráticos de gran escala necesitan que la gente pueda informarse e instruirse para que así, puedan saber qué facción política les es más afín. De ahí la importancia en democracia de una prensa libre y por tanto objetiva. Porqué aquí, cuando no se miente, se obvian determinadas verdades; cuando no se manipula, se construyen relatos a partir de deseos en vez de hechos, o directamente se fabrican. Si a eso le sumamos la falta de rigor y seriedad, apaga y vámonos. Todo en favor de unos intereses personales y cuando menos, por una interpretación interesada de lo qué es el bien común o una inconsciencia que asusta. La España del 78 se puede ir al carajo por el camino de la falta de honestidad y de honor, que debiera ser propiedad de los creadores de opinión pública, como usted, mi admirado don Arturo.

Las crónicas de la república.

Después de que el Govern de la Generalitat declarara la Republica Catalana el 27 de Octubre de 2017, aún padeciendo esta de todo un abanico de debilidades, se ha creado en Catalunya una especie de dualidad poliédrica.

Desde la España metafísica que existe en Cataluña y alrededores, lo llaman vivir en una realidad virtual; vivir una mentira; vivir en un mundo paralelo o vivir en Matrix, como si las mentes fuera de Cataluña tuvieran la llave de la plena consciencia.

Por su lado, los independentistas luchan hoy contra las disonancias mentales entre la idea de su recién estrenado esquema mental y la realidad legal impuesta por el Estado y la prensa españoles. En estos días, todavía ondea la bandera española en el Palau de la Generalitat y los “indepes” practican la re-programación verbal. Existe lo que podríamos llamar un simulacro o una representación.

Siendo sinceros, desde el punto de vista del que observa, a día de hoy la República de Catalunya es a efectos materiales poco o nada. Pero es que la cosa cambia a efectos mentales. En este caso, la república es una convención social objetiva, que hoy por hoy es compartida por una masa social que supera en número de individuos a muchas de las regiones españolas de las que Catalunya se va separado cada día más.

Catalunya significa República de Cataluña para mucha gente. Hay un consenso general en que el número de partidarios a la independencia es de unos 2 millones de ciudadanos catalanes con derecho a voto. Esta masa iguala o supera a la masa total de ciudadanos de 11 de las 16 comunidades autónomas de España por separado, solo superada por  Andalucía, la comunidad de Canarias, Castilla y León, la comunidad Valenciana y la comunidad de Madrid.

Con esas equivalencias no intento convencer a nadie de nada, sólo pretendo poner las cosas en perspectiva y medir el tamaño de la convención, el peso del significado Cataluña. Hay casi tantos indepentistas en Cataluña como habitantes tiene Euskadi. Ahora convenzan a l@s vasc@s de que txacolin significa rebujito.

La actual República Catalana es a mi entender la cristalización de un significante extremadamente poderoso, cuya formación se ha acelerado repentinamente a raíz de las cargas policiales del 1 de Octubre y, cuya fragua terminó con el ritual multitudinario celebrado el día 27 día de la proclamación de la independencia. La persona que haya acudido a un acto multitudinario lleno de cánticos y colores, dónde las emociones parecen convertirse en seres adictos a la anfetamina me entenderá. Mientras asistes, la massa te lleva como la corriente marina, cuando finalmente estas a oscuras en la cama, la mente sigue estando allí.

IMG-20171028-WA0011

Foto: T. Gonazález.

Allí es donde ha nacido el significante que ahora se encuentra en fase de deseo, de voluntad o de enelquia entendida esta al modo de Spinoza. La república, palpita por ser abastecida de un significado que convierta a esta convención en un símbolo que haga temblar a las minorías poderosas. Es la oz candente que necesita al martillo. És el significante del cambio a nivel estatal. Cambio a mi entender mejor, pues conoceréis el aforismo de Einstein “el que hace lo mismo…”

Pero ni las minorías poderosas son solo la clase política española, ni el símbolo es poderoso solo para los favorables a la independencia. La ventana de oportunidad que ha abierto Catalunya es la de crear un símbolo útil para toda aquella persona temerosa de los signos del tiempo como por ejemplo la globalización y la progresiva pérdida de soberanía de las comunidades menos poderosas.

Por eso, no se entiende desde Catalunya que las plumas de España no hagan más que advertir de las consecuencias, como ya hicieron con otro insigne catalán (XD), Cristobal “que te vas a caer por el abismo, genovés” Colon, tomando el papel de aquel que en suelo firme estando le dice al funambulista que se va a caer pues no ve el cabo. Unanse a la causa pues la causa vale la pena, y recuerden, la capital no siempre estubo en Madrid.

Crónica del 27 de Octubre. (I)

En la anterior entrada empecé haciendo una analogía de la festa castellera para así relatar parte del percal que viven los ciudadanos de España y Catalunya en este mes de octubre de 2017. Esa introducción me sirvió para presentar un tema que ocupó la mayor parte de mi tiempo el año pasado, el estudio de la semiótica y la narratología audiovisuales. Esa rutina, que después de un verano sabático, parecía dormida, despertó con los episodios más espeluznantes del denominado procés.

Además, en aquella entrada, señalé  la reiteración en el uso del concepto “relato” de la que hacen gala los grandes medios de comunicación, hecho que me empujó a desempolvar los apuntes de mi trabajo de final de grado, con la intención de advertir que algunos periodistas (los de verdad y los que parecen serlo), sabiéndolo o no, están creando los susodichos relatos a partir de ideas y no de hechos. Por último, empecé a definir lo que entendemos por relato, cosa que de alguna manera continuará. El texto que hoy público, viene a reafirmar mis sospechas sobre la manera en la que los relatos del 1 de Octubre se están construyendo, pues como veréis, por casualidades del destino, me quisieron hacer partícipe del paripé.

En seguida os lo cuento, pero para que se entienda mejor esto de la construcción de relatos y la importancia de lo que ayer me pasó, debéis entender tres cosas: que los relatos socializan; que los relatos velan la ideología de quin los construye; y que los personajes –protagonistas o antagonistas- de los relatos pueden ser personas, objetos de consumo, procesos o lo que se quiera.

Por partes y de manera muy, muy, muy sintética.

  • Que los relatos socializan viene a decir que,  a través de la reiteración de mensajes similares y a causa del peso de la parte persuasiva de su estructura (un relato quiere convencer de algo), pueden influir en las conductas de los individuos.
  • Que los relatos velan ideologías, quiere decir que, bajo lo que cuentan, en ellos subyacen creencias y una cultura que queda enmascarada por la acumulación de connotaciones.
  • Y, finalmente, para ilustrar que los personajes de dichos relatos pueden no ser exclusivamente personas pensad en la publicidad, donde los protagonistas son los bienes de consumo o servicios que se promocionan.  Los protagonistas últimos de los relatos del 1 de Octubre son obviamente las distintas soluciones políticas, unión, separatismo y consulta.

Bien, con esto insertado en vuestro coco os explico la anécdota.

Crónica del 27 de Octubre.

Collage trio

Foto: T. González.

Pues hallárase el que escribe sentado el 27 de Octubre de 2017 a las doce del medio día en la avenida Picasso de Barcelona que, para quien no conozca la ciudad, ni esté al día, fue el lugar y el tiempo que albergó a toda alma que quisiera asistir en directo y en persona a la proclamación de la independencia de Catalunya. Acompañáranme dos compañeros, ambos catalanes de pura cepa, pero con planteamientos ideológicos distintos. Unos Estados Ibéricos Unidos serían los anhelos del que teclea, porqué por más que se diga, el independentismo es un movimiento complejo en el que subsisten variedad de motivaciones y anhelos. Mientras escuchábamos a uno de los compañeros (independentista catalanista) narrar a petición mía sus aventuras reivindicativas pasadas, no todas ellas burguesas, ni no todas ellas de final feliz, pasó delante de nosotros una reportera de radio, micro en mano y grabadora colgando. Pasó de largo como tantos otros periodistas habían hecho en el poco rato que llevábamos allí.

De mientras, nuestra conversa se convirtía en un repaso a las manifestaciones a las que nosotros, milenials primerizos y un pollavieja tardío, habíamos vivido, que no asistido. Entre ellas, aparecieron  reivindicaciones de ámbito local, como una ocurrida en nuestro pueblecito en contra del grupo AUN de Ricardo Sáenz de Ynestrillas. Otras de ámbito estatal como las del No a la Guerra de 2003 y alguna  de ámbito internacional como la de Génova contra el G8 en la que murió Carlo Giuliani. Esta deriva nos llevó a comentar algunos videos que corrían por aquellos entonces e incluso a comentar los sucesos narrados en el documental Ciutat morta. De alguna manera,  sentados allí, nos mentalizábamos -yo por lo menos- para el peor de los escenarios.

Por suerte, pese a que Barcelona hospedaba en su puerto y sus cercanías a miles de policías de muy mala baba venidos de todo el Reino, y con la consciencia de que la mítica unidad de nacional estaba a punto de ser puesta en jaque, nosotros tres -yo por lo menos- nos consolavamos. Total, las manifestaciones por la independencia venían siendo pacificas, si se obvian, claro, las cargas del 1 de Octubre, que valga decir de paso, que los tres compañeros no sufrimos en nuestras carnes, por tener la familia real, según una leyenda tarraconense, deudas con nuestros pueblos de costa cuyos habitantes, una vez salvaron de una intoxicación a la tripulación del Giralda, capitaneado por un ancestro no muy lejano de Felipe VI el preparado.

En ese silencio que impera cuando uno no se acaba de creer los consuelos, si, ese silencio que a veces nace entre amigos al preferir callar que afear la buena voluntad de la otra parte, advertimos que aquella reportera de radio, que yo ya había olvidado, se había sentado a unos pocos pasos de nuestro triunvirato republicano. Ella, que por ser de radio no era modelo, dejó su micrófono corporativo reposando en su regazo mientras atendía una llamada telefónica.

A uno de mis amigos, que estaba de pie, palo de escoba de madera atado a senyera estelada en mano apoyado al hombro, debió sentir algo así como un sentido arácnido y, con la decencia de esperar a que la periodista acabara de hablar con su interlocutor, se dirigió caminando decidido hacia la trabajadora, convirtiéndome a mí en abanderado interino. De forma cortés, se inclinó, todos los personajes estábamos sentados en la calzada de la avenida Picasso, e intercambió con ellas unas pocas palabras. Se incorporó, y volvió a nuestra reunión de amigos, quitándose él de jefe de inteligencia y yo volviendo a mi “ni dios, ni rey, ni amo, ni bandera”.

¿Qué le has dicho? Le pregunté mientras le devolvía la estelada.

¿Qué si estaba grabando? Me respondió.

Parece, que mi compañero, quizá algo paranoico, quería saber si la reportera estaba grabando la conversación que los amigos estábamos teniendo. La respuesta de la reportera fue que no.

Qué más da? Yo le dije, si con los teléfonos móviles que llevamos hay más que suficiente para espiar lo que se quiera. ¿Cómo saber que no está grabando una de las dos cámaras de video que hoy en día incorporan? ¿Cómo sabemos que no están los micrófonos activados? ¿Cómo saber si nuestro itinerario queda rastreado gracias al GPS? ¿Cómo saber si dando permiso de acceso a archivos a las apps alguien o algo sabe qué documentos recibimos y enviamos? Qué más da? El gran Hermano nos vigila ya, en algún lugar del ciberespacio hay un perfil y un censo que nos conoce mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos.

Nos encogimos de hombros al unísono y miramos unos segundos las musarañas, otra vez silencio por no molestar. La reportera, se incorporó.

Los relatos del 1 de Octubre. (I)

El pasado domingo 1 de Octubre de 2017 vivimos uno de los momentos de mayor tensión emocional que se pueden vivir en una diada castellera, el asentamiento del tronc del castell como paso previo para que los dosos, l’axecador y l’enxeneta  coronen el proceso hacia la República catalana. El actual presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, compareció la tarde de ese domingo ante los medios de comunicación con aires de haber culminado una obra magna, “hemos sido un gran ejemplo para el mundo” dijo. Alguien podria pensar que tal obra maestra consistía en hacer las veces de reclutador de gentes para la causa, para luego animar a espectadores y expectantes a formar parte de la pinya del castell. Personalmente lo veo animando al personal al grito de ¡pit aquí darrera! para luego dar paso a unos grallers ataviados con uniformes reglamentarios que harían sonar sus instrumentos al beat del “A por ellos” a un volumen tan alto que acabó oiendose hasta en Bruselas, mientras un cohete en el culo impulsaba hacia arriba al tomb de dalt, consumando el divorcio.

En todo a aquel caos de imágenes, sesgos, caricaturizaciones, negacionismos, reduccionismos, declaraciones, vivencias, emociones y deseos que siguió al 27-O, mi atención se distrae por completo con un concepto que parece deleitar a periodistas, políticos, opinadores y periquitos parlantes: el relato. Seguro que más de uno o una, como yo, habrá escuchado o leído alguna frase similar a “¿Sr. Ministro/conceller quién cree que está ganando la batalla del relato?” o “este hecho afianza el relato independentista” o “así se construye el relato unionista” o “esto es una guerra de relatos”.  No es que me moleste que mi percepción se centre en ese tipo de titulares, pues como recién graduado en humanidades y actualmente estudiante de máster en análisis político, esto entraría dentro de lo normal. Más si cabe, cuando mi trabajo de final de grado fue un análisis semiótico de publicidad audiovisual, cuyo contenido está estrechamente relacionado con la narratología, la comunicación persuasiva, los mecanismos de figuración y significación y, por todo ello, con los relatos.

Además, siento la necesidad de denunciar que, contrariamente a lo que los medios hacen percibir, esos relatos se están construyendo desde ideas preconcebidas de cómo estos deberían ser y no desde los hechos en sí. Como algún tuitero dijo “la voluntad como proyección de la realidad”, o en otras palabras, posverdad de muchos quilates, pero en muchos sentidos tan inútil como los diamantes cuando se tiene sed o taparse los ojos cuando no se quiere oír. Por eso, si existe la voluntad de llevar a este cachito de la Tierra y sus pasajeros a un estadio donde la fraternidad, la concordia, la paz y la dignidad gocen de un buen entorno, creo que empezar a pedir mayor honestidad y denotación a los implicados, aunque duela, empieza a ser imprescindible.

En definitiva, como aprendí alguna cosa sobre los símbolos audiovisuales, su estructuración y como esta tiene efectos socializadores, el sonido “relato” me interpela. Ya aviso, que en ningún caso pretendo sentar cátedra, ni erguirme como autoridad de nada, pues ni he sido ni soy un buen estudiante, pero creo que es lo mejor que puedo aportar, pues creo que las multitudes y las manifestaciones pacificas no me necesitan. Por lo tanto, esto solo es un intento de aportar alguna idea útil en el contexto histórico en el que nos encontramos la digna gente de paz y amor, obreros o burgueses, que desee el bien común, y si se quiere, un poco de activismo 2.0.

Podríamos empezar por lo esencial, ¿qué es un relato? Esto me lo sé, un relato es una narración, que en su estructura básica consta de inicio, nudo y desenlace. A veces cada una de esas tres partes fundamentales pueden estar formadas a su vez por la misma triada, de esa manera, nos encontramos con una forma fractal, es decir, un objeto cuyas partes tienen impresa la misma estructura general. Me explico, inicio, nudo y desenlace pueden estar formados cada una de ellos por inicio nudo y desenlace. La cosa se puede complicar lo que sequiera. La estructura del relato la sostienen la trama y a veces también las subtramas, que son conducidas ambas por personajes, que se pueden clasificar en protagonistas, antagonistas, secundarios y episódicos que, como los catalanes, hacen cosas. És importante señalar que los personajes protagonistas no tienen por que ser personas o animales, por ejemplo pueden ser bienes de consumo o servicios como en la publicidad,  o a modo general el bien  o el mal, o en el caso de lo que llamaré los relatos del 1 de Octubre, la legitimidad.

 

Anàlisi Lexicomètrica. El Banc Expropiat.

Internet és un espai on la opinió es crea tant ràpidament com els aconteixements, fins i tot podríem dir que es crea de manera simultània, per això, m’ha semblat bona idea fer una anàlisis lexicomètrica d’articles sobre un tema d’actualitat. A data d’avui, dia 1 de Juny de l’any dos mil setze, un tema molt calent i que genera infinitud de debats en l’àmbit públic, és el desallotjament, el passat  23 de Maig, de l’anomenat Banc Expropiat de Gràcia.

El context és senzill, no tant per la infinitud d’angles pels que hom es pot apropar (el moviment okupa, la brutalitat policial, la propietat privada, l’alcaldia activista, etc.) sinó perquè és un model de noticia que goteja d’any en any a la premsa, és a dir, la d’un grup de gent que s’instal·la en una propietat privada en desús i que és desallotjada per les forces de l’ordre.

Amb aquesta reducció o sintesi dels fets, intento dibuixar l’estructura bàsica del relat, esperant que l’anàlisi lexicomètrica ens aporti una mica de llum sobre cóm narrem  temes susceptibles a la subjectivitat interpretativa. Per a tals efectes, faré una anàlisis comparativa de dos relats, per una banda cercaré cinc articles de blogs vinculats ideològicament amb el moviment okupa i cinc articles de blogaires afins al desallotjament. Seguidament els analitzaré amb el programa AntConc tot fent un filtre d’stopwords i compararé els resultats obtinguts dels dos corpus textuals per extreure’n unes conclusions.

Així doncs, aquests són els cinc articles en contra del dessallotjament:

  1. El Banc Expropiat és de qui l’utilitza.<https://bancexpropiatgracia.wordpress.com/2013/06/06/el-banc-expropiat-es-de-qui-lutilitza/>
  2. Qui hi ha darrera del Manuel Bravo Solano?<https://bancexpropiatgracia.wordpress.com/2016/06/01/qui-hi-ha-darrera-del-manuel-bravo-solano/>
  3. Banc Expropiat.<http://www.albertbaranguer.cat/2016/05/banc-expropiat.html>
  4. El Banc Expropiat de Gracia: un pas cap endavant en l’estratégia de la tensió. <http://contrainfo.cat/temes/difusio-i-pensament-critic/comunicat-el-banc-expropiat-de-gracia-un-pas-cap-endavant-en-lestrategia-de-la-tensio/>
  5. El Banc Expropiat, cuando la función social se hace al margen de la administración. <http://www.eldiario.es/catalunyaplural/politica/Banc-Expropiat-funcio-social-ladministracio_0_520048849.html>

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

I els següents són els article afins al dessallotjament:

  1. Eloi Badía, Ada Colau… y el ‘Banc Expropiat’ en Gracia. http://lagrancorrupcion.blogspot.com.es/2016/05/eloi-badia-ada-colau-y-el-banc.html
  2. Bomba catalana http://elblogdepitarch.blogspot.com.es/2016/05/bomba-catalana.html
  3. Okupas, ¡No, gracias! http://helenasubirats.blogspot.com.es/2016/05/ocupas-no-gracias.html

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conclusions.

L’anterior és el primer apropament als anàlisis lexicomètrics. Cal fer notar que l’anàlisi s’ha realitzat disposant d’un corpus textual massa reduït, per tant, cal tenir en compte que, amb mostres tant petites, els resultats poden estar influenciats per la varianza, és a dir, el resultat pot ser esbiaixat a causa de la reduïda quantitat de caràcters i de maneres d’escriure que de segur deixen espai a la aleatorietat.

Tot i així, podem extreure alguna conclusió de caràcter indiciari. El que més m’ha cridat l’atenció, és que el corpus contrari al moviment okupa despersonalitza l’objecte de la noticia. Aquest fenomen s’observa contrastant ambos resultats, en el corpus afí a l’ocupació, les paraules “Banc” i “expropiat” són les primeres del rànquing, mentre que el sembla que el corpus textual contrari a l’ocupació substitueix el nom popular del local per els mots “immoble” o “local”.

Una altre diferència entre els dos corpus textuals, és la major freqüència amb que apareixen els noms  “Bravo” i ” Solano” (del presumpte comprador del local Manuel Bravo Solano) al corpus afí al moviment social. Aquest fenomen, atès a al caracter introductori d’aquesta entrada, és difícil d’analitzar sense caure un vanal judici d’intensions, per tant la consideraré un simple estilema. Per últim, destacar l’alta freqüència que retornen els mots referents a l’alcaldia, una pesa clau en el conflicte.

 

Introducció a l’AntConc.

Una anàlisi lexicomètrica, és una anàlisi del corpus textual. Les eines que farem servir mesuraran la freqüència de paraules, col·locacions, concordances i cerques mitjançant expressions regulars, entre altres ítems. Així, la primera  entrada del Blog està dedicada  a enregistrar les meves primeres pases en el programari dedicat a l’anàlisi lexicomètrica.

Per a tals efectes faré servir el programa lliure AntConc que podem trobar aquí , tot i que n’hi ha d’altres com ara l’anomenat Concordande. Un cop superades les rutines de baixar, instal·lar i obrir AntConc, ens trobem amb una consola dividida bàsicament en dos blocs.

El primer bloc és l’espai Corpus files que serveix per introduir els textos o corpus textuals a estudiar. Haurem d’haver processat aquets textos, doncs, es recomana que tinguin l’extensió “.txt”. Si treballem amb Windows una manera ràpida de fer-ho és copiar els textos al Bloc de Notes, amb això serà suficient poder-los carregar a AntConc. És important que durant aquest procés guardem el document “.txt” configurant-ne la codificació. Per defecte utilitzaré UTF-8 que haurà de coincidir amb l’aplicatiu a d’AntConc (Global Settings/Character Encoding).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un cop carregats els arxius a través de “File/Open File(s)” o bé, si es tracta d’una carpeta amb diversos arxius, a través de  “File/Open Dir…” veurem el nom de l’arxiu(s) a l’espai Corpus Files i ja podrem començar l’anàlisi. Ara, centraré l’atenció en l’espai principal de la consola d’AntConc, que consta de set pestanyes (Concordance, Concordande Hits, File View Hits, Clusters (N-Name, Collates, Word List i Keyword List). De moment desplegarem Word List i pitjarem Start. A veure què passa…